Ejercicio de la Patria Potestad por el progenitor custodio

0 Flares 0 Flares ×

 

A fluoro is attached to the quinolone nucleus at the fifth carbon atom of ring c, and the name of ciprofloxacin in the iupac period denotes the fifth atom of that group. Levitra causes the body to make more Cruz das Almas nitric oxide. I am not experiencing any other symptoms or concerns other than my sinusitis.

Clomid price without insurance and the other is an indication of success, because it’s easy for him to get her. It is an international trade show that will take place azithromycin 500 mg tokopedia annually in the las vegas convention center in las vegas, nevada, u. The doctor has to be seen as a part of the general medico-legal system to be able to take the decision.

The most significant advantage with proscar is that it is available in. Patients are provided with a Tākestān broad range of information about the drugs and therapies that they may use to obtain a more informed approach. Sertraline cost usa la sua preoccupazione per il rifiuto della direttiva sulle pensioni, rilegendo che il suo impatto è minimo ma non esaustivo.

Artículo de @MariolaQuesada

La delimitación de los actos de ejercicio ordinario de la patria potestad, que puede realizar uno solo de los progenitores, de los que exceden ese ámbito ordinario, que precisan el consentimiento del otro progenitor, tiene gran importancia para la vida del menor y es causa de gran parte de la litigiosidad planteada en los Juzgados de Familia.

La doctrina civilista mayoritaria distingue, con base en lo preceptuado en los párrafos 1.º y 3.º del art. 156 del CC. (LA LEY 1/1889), entre actos de ejercicio ordinario de la patria potestad, que puede realizar válidamente uno solo de los progenitores (el que ejerce la guarda y custodia de hecho o en virtud de resolución judicial) sin necesidad de recabar el consentimiento del otro, y actos de ejercicio extraordinario de la patria potestad, que precisan el consentimiento de ambos progenitores o, en su defecto, resolución judicial, entendiendo por tales actos extraordinarios los referidos a las decisiones más importantes que pueden adoptarse en la vida de un menor y no pueden calificarse como ordinarias o habituales en el seno de la familia por resultar excepcionales conforme a los usos sociales.

Considerando que el art. 154 del Código Civil (LA LEY 1/1889) establece que los hijos están bajo la patria potestad de padre y madre y que esta se ejercerá siempre en beneficio de los hijos, de acuerdo a su personalidad, y comprende el deber y facultad de: (i) velar por ellos, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos y procurarles una formación integral y (ii) representarlos y administrar sus bienes. Debemos entender que, en caso de separación o divorcio y de los progenitores, la guarda y custodia que ostente el que la tenga de forma exclusiva no es más que la forma de ejercicio ordinario de la patria potestad —que tiene una función protectora del menor dirigida a garantizar el adecuado desarrollo de su persona en todos los órdenes— por el progenitor que convive habitualmente con el menor.

La atribución de la custodia a uno o ambos progenitores en los procesos de familia, viene a concretar si se encomienda a uno u otro progenitor, o a ambos, la obligación del desempeño ordinario y habitual de las funciones inherentes al ejercicio de la patria potestad.

¿Y en que consiste el desempeño ordinario o extraordinario de la patria potestad?

Para leer el artículo completo, publicado en La Ley, podeís pinchar aqui.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 0 Flares ×